Imágenes gratis con tips para llevar una Slow life - y no morir en el intento-.

Escrito por - diciembre 17, 2018

Hace tiempo que escribí este post, de hecho fue el primer post que escribí en este blog. Pero veo la necesidad de volver a mostrarlo por partida doble, primero porque he hablado mucho sobre una vida más Slow y sigo recibiendo preguntas sobre "¿eso qué es lo que es??". 
Y segundo porque os quiero hacer un regalo... lo siento pero no es una tarjeta de 500 euros de Zara, con lo bien que nos vendría a todas. El regalo que os voy a hacer ni siquiera ha sido idea mía, me lo sugirió mi amiga Tania (I Love You amore mío), ella me dijo un día "Vane me encantan los tips que pones en Instagram sobre Slow life, yo me los imprimiría y me los pondría en la nevera, ¿Por qué no los pones en el blog para que nos los descarguemos en plan regalo?". Pues sí Tania, has tenido una idea genial.




Al final del post os dejo un link para que os descarguéis las imágenes totalmente gratis y hagáis lo que queráis con ellas, ponerlas en la nevera, decorar una pared, marca páginas... Si lo hacéis me haría mucha ilusión si me lo enseñáis, yo haré lo mismo.

Ahora os dejo con la entrada y espero que os sirva de ayuda para hacer un poco más lenta la vida, que bastante estrés tenemos a diario. Espero que os descarguéis las fotos con los tips y los pongáis bien a la vista, así lo que vais a leer a continuación no quedará en el olvido y realmente lo pondréis en práctica.

Slow life…



¿Qué bien suena verdad?, si has leído el libro “Elogio de la lentitud” de Carl Honoré sabrás de lo que hablo. Este post no va sobre qué significa el concepto si no más bien cómo lo llevo a la práctica en mi día a día, que es lo que nos interesa.
                                                                                                                 Decidí que este fuera uno de mis primeros posts porque dice mucho de cómo soy y cómo me gusta ver la vida.



Ser madre me ha cambiado. Ya no tanto en el sentido metafórico, espiritual u hormonal (que también) me refiero al lo puramente práctico.  Antes de ser madre trabajaba fuera de casa, y mucho además. Tenía dos trabajos en los que debía poner todas mis energías y mis sentidos para hacerlo lo mejor posible, ya que eran trabajos de gran responsabilidad. Y aunque mi profesión me encanta vivía en un continuo estrés de horarios, citas, trabajo acumulado y cansancio también. Al tener a Luca decidí (mejor dicho, decidimos) que iba a coger una excedencia en el trabajo para cuidar de nuestro bebé, y ya de paso para cuidarme a mí también, una de las mejores decisiones que pude tomar. Pasé de estar todo el día fuera de casa a estar las 24 horas dentro de ella.  Y de ser mujer trabajadora y emprendedora a mamá en apuros.

El cambio no fue fácil, no te voy a engañar. No dejé el trabajo para irme de vacaciones a un spa, lo dejé para ser madre, o mejor dicho aprender a ser madre. Ahora, y después de 2 años de aclimatación a esta nueva vida, y tras mucho sudor y lágrimas de amor pero también de cansancio y duda, puedo decir que estoy más en paz que nunca.
Tras muchas reflexiones y noches en vela intentando no lamentarme de mi decisión me di cuenta de que se me iba la vida, sí sí, ya no es que “no me dé la vida” como diría la bonica de Lucía Be, es que se me iba la vida sin darme cuenta. Estaba viendo la vida pasar haciéndolo todo de  manera automática y pensando en que era lo siguiente que tenía que hacer sin disfrutar el momento en el que estaba, o mejor dicho, ESTOY. Levántate, viste al peque, dale el desayuno, vístete tú corriendo, llévalo al cole, vuelve corriendo que hoy toca limpiar o comprar, haz la comida, y de paso la cena, come engullendo  que tienes que recogerlo ya, ahora al parque, vuelve volando que hay que cenar y bañarlo… ssshhhhhh!!! Slow amiga slow… Sin darme cuenta estaba siguiendo el mismo patrón de estrés al que estaba acostumbrada. Se supone que ahora es cuando más tiempo tengo y debería explotar en trocitos de confeti inundándolo todo de felicidad maravillosa, pero no es así, y encima me siento culpable, ¿te suena?

"¿Y MI VIDA PA CUANDO?" Así te lo diría J. Lo.

    Pues mi vida ahora. Porque no cambio mi vida, por nada del mundo, lo que cambio es mi manera de vivirla y de sentirla. ¿Suena difícil? Pues solo necesitas paciencia constancia y ser sincera contigo misma.

Menos mal que hay gente maja que piensa en todo y hasta escribe libros para ayudar a otros y Carl Honoré es uno de ellos. De entre todas las recomendaciones del libro yo me quedo con estas 6 y añadiría una más:

1. Respira. Obvio, hay que respirar, pero no lo hacemos con consciencia. Algo que me ayuda es oler a mi hijo. Lo abrazo y simplemente lo huelo. Es imposible hacer esto y hacerlo de manera rápida y sin sentir paz y tranquilidad.

2. Come bien. No solo comer de manera saludable y rico, me refiero a comer bonito y con todos los sentidos. Sentarte a comer y usar los platos que más te gustan o sacar ese mantel que tienes guardado para las visitas, vas a tardar lo mismo en comer de pie que sentada y te aseguro que no te sabrá igual.

3. Para, mira y piensa. Por ”deformación profesional” suelo observar mucho a la gente, me gusta escuchar y analizar situaciones, no lo puedo evitar. Algo positivo de esto es que muchas veces evito conflictos simplemente con callar y no entrar en polémica. En ocasiones sufrimos mucho intentando defender opiniones y siendo prácticos esto no nos aporta nada, solo ansiedad y tensión. Soy más de parar, mirar, pensar y muchas veces pasar.


4. Levántate antes. Este punto está pendiente de mejorar, me encanta dormir (cuando me dejan, claro está), esos 5 minutos de más que me saben a gloria son los que me asfixian después con las prisas de no llegar a tiempo. Tengo comprobado que los días que madrugo voy mas tranquila y aprovecho mas el tiempo. Así que ojo con la típica situación de la noche anterior… “solo un capítulo más”… siempre pasa factura.


5. Busca un ritual Slow. ¡Uno o muchos!! Tomar un baño con velas, leer un libro, tomarme un té mientras miro por la ventana, hacer galletas, ver una serie en la cama… están caros los momentos para ti, pero cuando se tienen hay que saber disfrutarlos.


6. Vive el presente. El más importante, tomar conciencia de que cada momento es único y no se volverá a repetir. Suena fácil pero no lo es y esto hay que trabajárselo cada día. Algo que me ayuda en este punto es practicar yoga, hay quien hace meditación o pone practica mindfulness o lo que sea para centrarse en el AQUÍ y AHORA.


Y por último yo añadiría uno más: seguir un horario. Cuando acabas de ser madre y todo tu mundo se pone patas arriba el seguir un horario puede ser tu salvavidas. A mi me ayudó a no volverme más loca todavía, ya se sabe que las rutinas nos dan seguridad y nos hacen sentir mejor, y si no mira a  los niños cuando los sacamos de ellas. Es en este punto cuando debemos controlar los “ladrones del tiempo”, pequeñas cosas que nos roban el tiempo sin darnos cuenta y que no son para nada productivas, por ejemplo mirar sin parar los IG stories (tú también los miras, confiesa), los que inventan las aplicaciones para móviles es gente muy lista y hacen muy bien su trabajo que es mantenerte enganchado todo el tiempo posible a su plataforma. Hasta en esto ayuda marcarse un horario y dejar el dichoso móvil cuando voy a ver una película o cuando voy a pasar un rato jugando con mi hijo.

Y hasta aquí mis auto consejos para llevar una vida más SLOW, podría pasarme horas hablando de más cosas que me ayudan pero como no todo es perfecto y mi pequeño se va a despertar de la siesta te dejo que practiques, que respires y que sobretodo saborees la vida que por muy SLOW que la sintamos pasa demasiado rápido.


...................................................................................................................................................................

Aprovecho para decirte que no habrá entrada nueva hasta el 7 de Enero, Suave California va a aprovechar estos días sin cole para estar con Luca y jugar mucho con él. Podrás seguir nuestras aventuras a diario por Instagram en @suavecalifornia.

Pincha aquí para descargarte las 7 imágenes con los tips para llevar una Slow life.


También quería decirte que, para mí, tú que estas leyendo este post, eres mi mejor regalo de esta Navidad.

Te deseo unas felices fiestas y una entrada de año espectacular!!!




Besos,
Vanesa.






You May Also Like

0 comentarios