Agenda Lucía Be. Con "B" de Bonica.

Escrito por - diciembre 03, 2018

Se acerca la navidad, está a la vuelta de la esquina, ya se ven las luces en la calle, los anuncios de juguetes, interminables anuncios de juguetes, los perfumes, Amazon... Consumirrrrr. Me encanta la navidad pero debo reconocer que como todo en esta vida tiene su cara "Be" anda mira como Lucía que también es Be pero con B de "Bonica".



Antes de seguir creo que es necesario hacer un paréntesis y definir qué significa el término Bonico o Bonica.

- Bonico/a: Dícese de todo aquello que evoca un sentimiento de calidez, emoción o nostalgia ya sea objeto, animal, acción o persona. Que hace encogerte de hombros mientras dices "¡ay que bonico!". Debe diferenciarse de bonito o hermoso, algo "bonico" es bonito, pero no todo lo bonito es bonico. Veáse el ejemplo: Angelina Jolie es bonita, Jennifer Aniston es bonita y además "bonica" (es  Rachel en friends y siempre lo será).

Creo que con esta definición queda claro a lo que me refiero. Y no, no es de la RAE aunque cueste creerlo, la definición me la acabo de inventar pero refleja fielmente qué significa algo "bonico" para mí.

Conocí la marca de Lucía Be hace algunos años gracias a Instagram, me topé con su foto de la taza de "En realidad necesito una copa" que se hizo viral. Por aquel entonces destacar en el tema tazas y mensajes motivacionales estaba difícil, había otra marca que lo "petaba" en todo y poco margen dejaba a lo demás. Quizás por eso me gustó.


Más que mensajes motivacionales "Impossible is nothing" eran mensajes reales. Vida cotidiana en estado puro en forma de caricatura, y el lema "no me da la vida" que ya forma parte de la cultura popular de nuestro país, y sobretodo de las madres, (que levante la mano la que no escucha esa frase por lo menos una vez al día).

Empecé a seguirla y me sentí muy identificada con ella y sus historias. Me encanta su sentido del humor y sus playlist. Todo lo que hace me parece de lo más bonico. He de decir que mi último autoregalo antes de parir fue el kit de labial y esmalte "Red monday" que aún uso. Y mi primer autoregalo de puerperio la "sudadera Bonica" que tanta batalla le he dado mientras daba teta.



Y cómo no, las agendas. Mis tres últimas agendas son suyas y me encantan, por eso repito. En este blog me gusta compartir todo aquello que me gusta y me motiva, pues bien, te explico por qué repito año tras año. Además las fechas en las que estamos seguro que andas buscando la AGENDA PERFECTA para el 2019, o el regalo del amigo invisible, el de tu hermana o por qué no un autoregalo en toda regla. Pues bien, ahí van unas cuantas razones de porqué me gustan tanto:

- Me parto de la risa.

Te levantas un lunes después de dormir más bien poco, te haces el café y miras corriendo la agenda antes de que el peque se despierte para ver como tienes la semana y si por fin encuentras hueco para desayunar con tu amiga que hace tiempo que no ves. Abres la agenda y que ves?, esto...



No sé a ti pero a mí que me saquen una sonrisa un lunes... eso no tiene precio.

- El diseño.

Ya que es algo que me va a acompañar durante todo el año creo que debe ser algo que me guste, que sea bonito a la vista. Todos los diseños me gustan, los encuentro delicados y suaves aunque con un toque genial que puede ser las letras en dorado (y bien de dorado) o las cintas en raso.
Siempre me he decantado por la del tamaño pequeño, me gusta así porque es más ligera y la puedes llevar en el bolso. Aunque este año he estado a puntito de decantarme por la agenda gigante en rosa fuxia. El mensaje de "flípate" me tienta... mi marido siempre me dice que soy una flipada, pero desde el cariño ;).


- La organización.

Es a semana vista y a mí me gusta abrir la agenda y ver de lunes a domingo, me ayuda a organizarme mejor. Una mejora con respecto a la del 2018 son las anillas, con el formato libro no puedes dejar abierta la agenda si no aguantas las páginas con una mano, eso es un poco incómodo. Suerte que este año eso lo han cambiado.



También tiene una sección de calendario anual y mensual grandecito para poder apuntar cosas importantes.



Y una sección al final bien amplia para notas, yo la uso bastante así que me ha venido de genial que la amplíen con respecto a la misma agenda del año pasado.

- Las pegatinas.

Es divertido organizar la semana y llenarlo todo de pegatinas, es salir por un momento de la rutina y mandarte a ti misma mensajes "a tope de power".



La clave está en reírse de una misma y verte reflejada en la caricatura de la chica con gafas y pelos de "loqui loquer" corriendo de aquí para allá cual mami que llega tarde a todo, como una servidora.


- La calidad.

Las tapas son duras, pero duras de verdad.
El papel reciclado con tacto gustoso y los dibujos a todo color!!



Si aún dudabas sobre qué agenda comprar para el año que viene ya lo tienes claro, ¿a que sí?.
Así que por todo esto y más te recomiendo que se la pidas a papá Noel, o mejor, que vayas a Fnac y te la autoregales como hice yo (que se agotan, luego no digas que no te avisé).

A parte de agendas Lucía Be tiene otras muchas cosas bonicas que te pueden interesar, te dejo en enlace a su web aquí.

Si finalmente decides comprártela ¡pónmelo en los comentarios!! (y que quede constancia que no me llevo comisión ni nada de eso, pero las cosas artesanas hechas con amor y que transmiten emociones así se deben compartir).

Nos vemos la semana que viene,

Besos,
Vanesa.



You May Also Like

2 comentarios

  1. Pues mira, aquí otra servidora loca de las agendas 😂. Siempre que llega mi cumole, como es ahora en diciembre, mi chico suele traerme una agenda bien bonita, y es que pienso como tu, una cosa que la vas a ver y usar toooodos los dias del año tiene que ser bonuta de ver.
    Este año voy a dejarle caer que quiero una agenda de Lucía Be, y a ver qué tal me va el año 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si al final te haces con una verás como no te arrepientes y te encanta!!

      Eliminar