Sobrevivir a Octubre

Escrito por - septiembre 23, 2018

Venga va, otra que viene con el cuento de “el otoño es guay” “el otoño mola” “menos mal que ha llegado el otoño”, nos pasamos 300 días al año esperando a que llegue el verano poniendo fondos de pantalla de las vacaciones en la playa, deseando que llegue el calorcito, y ahora que se va resulta que a nadie le gusta la estación más calurosa.  Dramas a parte y nos guste o no, el otoño está aquí, y ha llegado para quedarse. No nos queda otra que sacarle todo el partido que podamos, por que sí, el otoño mola y te lo voy a demostrar.



En primer lugar, el sofocante calor nos da tregua y podemos respirar, ponerte una chaquetita es puro placer. En segundo lugar, en octubre hay un par de puentes para poder planear escapadas y disfrutar sin frío ni calor, a no ser que te vayas a Alaska o a la Patagonia. En tercer lugar, es el mes de Hallowen, aunque sea una fiesta Americana y no sea de nuestras costumbres autóctonas a mí me encanta, disfruto decorando la casa y vaciando la terrorífica calabaza. Y por último, no me negarás que el paisaje en tonos tierra y las calles llenas de hojas no es de lo más encantador.
Por si no te convences todavía, he hecho los deberes y te traigo el top 5 de las mejores cosas de octubre para mí. Esas pequeñas cosas que hacen que desee que llegue el otoño, cosas que me hacen sentir a gusto y con las que disfruto hasta el punto de sentir escalofríos, por que a sensible no hay quién me gane.


5. Las plantas de otoño.

Brezo
Tener plantas en casa me gusta e intento implicarme en su cuidado, pero aun así no tengo muy buena mano y es rara la superviviente que me dura dos temporadas. Así que cada estación me toca renovar. Una de mis favoritas de esta temporada es el Brezo. Aunque brezo haya todo el año es ahora cuando me gusta más, las plantas son más grandes y más coloridas, y lo más importante, es muy fácil de cuidar.

Eucalipto (foto decorablog)
Otra planta que me encanta es el Eucalipto. Tengo todo el año pero me gusta renovarlo cada dos meses. Es mi momento ZEN, ir a la floristería a recoger mi ramo de eucalipto y cambiar el seco por el fresco. El ambiente que se queda en casa es... mmmmm... no hay ambientador que esté a la altura.

4. Velas.

Me gustan todo el año pero en especial en otoño e invierno. Me gusta que sean perfumadas y he probado de varias clases y marcas. Las que más me gustan ahora son las de olor a canela (las de mercadona huelen bastante bien y están muy bien de precio).
Estas de la foto son de Ikea y tienen un olor muy especial, siempre que voy las repongo.
Cualquiera de Zara Home, una de mis favoritas es la de la fragancia de jazmín blanco.

3. Hallowen.

En el post de "un sueño hecho viaje. Astoria" ya te comenté la importancia de cuidar a tu niño o niña interior, es en estas fechas cuando hay que aprovechar para disfrutar de ello. Yo me he creado mi propia tradición para esta fiesta y procuro repetirla cada año. Comienzo poniendo la película Pesadilla antes de navidad (siempre he sido muy fan de Tim Burton) mientras vacío una calabaza e intento hacerle la cara más terrorífica posible, tengo que admitir que todos los años me sale igual, debe ser que no soy muy mañosa en esto. Ese mismo día o al siguiente hago una horneada de galletas, y mientras decoro la casa con alguna cosilla típica, siempre con el olor a galleta recién hecha, mmmm terroríficamente delicioso.
Comparto esta receta de galletas de canela y limón que a mí personalmente me encanta y es sencillísima de hacer. Es de Álvaro Vargas (alvarovargas.net), un experto nutricionista que cuelga información muy interesante sobre nutrición y recetas muy ricas y saludables.
Receta para 12 galletas medianas: ponemos en un bol 1 taza de harina de espelta, 4 cucharadas de panela o azúcar de coco, 1 cucharadita de canela, otra de levadura en polvo, mezclamos bien y añadimos 4 cucharadas de aceite de oliva, 3 cucharadas de leche vegetal y la ralladura de la piel de medio limón. Amasamos 2-3 minutos, dejamos reposar 30 minutos, damos forma y horneamos 8-10 minutos a 180°


2. Jerseis gorditos.

Oooohhh los jerseis de lana mulliditos y calentitos, de lo mejorcito del otoño. Me he dado una vuelta por la net para ver que tipo de jerséis podemos encontrar esta temporada, te pongo alguna foto de lo que más me ha gustado.


Stradivarius

https://www.stradivarius.com/es/mujer/ropa/compra-por-producto/punto/ver-todo/jersey-cropped-calado-c1718564p300804511.html?colorId=320
Stradivarius 
Zara

Zara

Zara

1. Películas.

Y en el top 1 de las cosas molonas, las películas más otoñales!!. Se nota que soy una amante del cine, podría decirte la película que mejor se adapta a casi cualquier situación. En esto podemos estar de acuerdo o no, sobre gustos no hay nada escrito pero, ponte en situación: viernes noche, llueve fuera y hace el fresquito justo para taparte con una manta en el sofá, tu niño durmiendo plácidamente, has tenido tiempo de pedir tu cena favorita a domicilio y bajo la luz de tan solo una vela iluminando tu salón le das a play.

Otoño en Nueva York. 
Por su puesto que sí, peli romántica donde las haya, porque Nueva York siempre es un buen plan y Richard Gere también.



Quédate a mi lado. 
De las de lagrimilla y no poder resistir mover los pies con su banda sonora. Te vas a hartar de ver paisajes otoñales, colchas cosidas a mano y casas con encanto americano. Prepárate una taza de té y descubre el secreto que guarda Susan Sarandon.




EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS. 
Así en mayúsculas. Es una de mis películas favoritas desde siempre. Con ella aprendí qué es eso del “Carpe díem” que ahora defiendo en cada post de este blog. Crecí con el “Oh capitán, mi capitán” y lo hice mío también, buscar lo especial de todo lo que te rodea y perseguir aquello que te hace feliz. Volver a ver a Robin Wiliams y recordarlo así.





Hallowen. De Jhon Carpenter.
Los clásicos nunca mueren al igual que Michael Myers y su máscara. Soy de las que adora el cine de terror pero luego lo paso fatal a solas reviviendo las escenas, pura contradicción, así soy yo. Ésta es mi época favorita para ver pelis de miedo, siempre te puedes esconder bajo los poderes de invisibilidad de la manta del sofá ;).




Hasta aquí mi "kit" de supervivencia para Octubre y el otoño, he querido compartir contigo las pequeñas cosas que me hacen feliz en estas fechas, ¿hemos coincidido en algo? ¿o eres de las/los que odian todo del otoño?, Cuéntamelo en un comentario y hagamos esta lista mucho más grande. 
Ahora sí! a por Octubre!!

Besos, 
Vanesa.

You May Also Like

2 comentarios

  1. Pues la gente dice qué que bien el verano, pero a mí eso del calor asfixiante no va conmigo. A mí dame frío, que ya me ocupo de ponerme calentita.

    Es llegar mediados de septiembre ¡y me entra una alegría! Se ve que soy rara, pero es que el otoño y el invierno me han traído muchas cosas buenas.

    Me trajo mi primer y único amor, un 20 de septiembre, me trajo mi boda, un 28, me trajo nuestros cumpleaños y hasta un hijo. Me trajo las fiestas patronales de mi pueblo, el olor a humo saliendo por las chimeneas, el crujir de las hojas, el aire revolver el pelo y cielos rasos o lluviosos, de esos de escuchar caer el agua sobre los tejadillos y canaletas mientras se saborea un té calentito, con una manta en el sofá y un buen libro o serie...

    Leyendo tu entrada es como si estuviéramos tomándonos un té una frente a la otra, viendo llover fuera y señalando todo lo que has escrito, palabra por palabra, sobre un catálogo mientras nos partimos de risa cada vez que asentimos al tiempo. Y es que veo que coincidimos en bastantes cosas y eso me indica que mi nivel de rareza no es tan raro, o bueno, que hay gente tan rara como yo y eso... Mola :)

    Bonita entrada y preciosa. Cálida, entrañable y hasta achuchable. Qué cosicas más buenas que nos haces sentir, como el primer sorbo de una taza de chocolate!

    Esperando al próximo lunes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyssss!!! tú y yo tenemos una cita pendiente con chocolate en mano y poniendo en común nuestras rarezas. La verdad es que siempre me he sentido un poco rara por pensar de manera peculiar o tener una sensibilidad demasiado a flor de piel. Antes intentaba ocultarlo y ahora estoy más que orgullosa.
      Unidas en nuestras diferencias, eso es precioso!!!

      Un achuchable beso preciosa!!

      Eliminar